Los Ejecutivos de la Comunidad Valenciana y de Murcia han anunciado este jueves que van a recurrir ante los tribunales la decisión del Gobierno de reducir el trasvase previsto del

target="_blank" href="http://elpais.com//elpais.com/tag/trasvase_tajo_segura/a">río Tajo al Segura. El Ministerio para la Transición Ecológica autorizó la semana pasada el envío de 7,5 hectómetros cúbicos desde Castilla-La Mancha exclusivamente para consumo humano y este jueves la decisión se ha confirmado con la publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Las condiciones de almacenamiento de la cabecera del trasvase, en los embalses de Entrepeñas y Buendía, hubieran permitido que la remesa llegase a los 20 hectómetros cúbicos, que es a lo que aspiran los Ejecutivos de la Comunidad Valenciana, presidida por el socialista Ximo Puig, y de Murcia, que dirige Fernando López Mira, del PP.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aplaudido la medida y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha llamado a evitar los alarmismos, al tiempo que ha asegurado que el Gobierno apoyará a las cuencas más secas.

Los informes que posee el ministerio estiman que entre ambos embalses suman 566 hectómetros cúbicos, que no superan los 609 fijados como segundo nivel del trasvase, lo que supondría un envío automático de 38 hectómetros. Además, la resolución ministerial indica que las lluvias generadas en el último mes en la cuenca del Segura han causado serios desperfectos en las infraestructuras postrasvase del campo de Cartagena, que necesitarán reparación durante al menos dos meses. La suma de estos condicionantes da como resultado el caudal fijado de 7,5 hectómetros cúbicos.

Sin embargo, estas explicaciones no han caído bien entre los socialistas valencianos. El diputado por Alicante Herick Campos, coordinador de agua de los socialistas valencianos en el Congreso, aplaude el recurso anunciado por Puig y cree que “el Gobierno ha cometido un error”.

En el otro frente de la batalla, el ministro de Fomento, el también socialista y valenciano José Luis Ábalos, ha defendido la decisión de la ministra Ribera. Para él, el caudal enviado no supone “problemas de hecho” para los regantes. “Hoy por hoy”, ha declarado, “la gestión está siendo equilibrada y no hay ninguna necesidad alarmante”. “Sinceramente, en la época del año en la que estamos y con las lluvias que hemos tenido, no es una situación como en otras ocasiones”, ha sentenciado.

Sin precedentes

El Gobierno de la Región de Murcia ha anunciado que estudiará la orden ministerial para “emprender todo tipo de acciones legales” y evitar así que se “perpetre ese ataque”. Es una decisión que se ha adoptado en la Mesa del Agua, convocada de urgencia por el presidente murciano, Fernando López Miras, tras su encuentro con la ministra.

Según López Miras, el Ejecutivo central planea el cierre definitivo de esa infraestructura a través de la futura ley de Cambio Climático y critica que las declaraciones del presidente Pedro Sánchez y de la ministra revelan un "analfabetismo hídrico” cuando se refieren a la necesidad de limitar el trasvase y apostar cada vez más por la desalación. La decisión es, para el presidente regional, un hecho grave y sin precedentes en la historia.